Cádiz 2012. Bicentenario de la Consitución de 1812
BUSCADOR

Bicentenario

El futuro pasa por Cádiz

La Cumbre de Jefes de Estado renueva las bases de la cooperación entre España e Iberoamérica

17/11/2012 19:30 | Antonio M. de la Vega
0 comentarios | Comparte esta noticia »
El futuro pasa por Cádiz
Progreso, solidaridad, comunidad, y Cádiz. Crisis, bonanza, desafíos, y Cádiz. Cultura, infraestructuras, proyectos, y Cádiz. España, Portugal, América, y Cádiz. En el fondo de todo lo que pasó ayer un concepto, Cádiz, y en la superficie, una ciudad, Cádiz. Y es que la Cumbre Iberoamericana que comenzó ayer, por tercera vez en España, no se podría entender, no habría ocurrido, de no ser por Cádiz. En un marco de incertidumbre política, económica y social como el actual, en un momento histórico en el que los papeles de ricos y pobres se han desdibujado tanto como para confundirse, solo el espíritu de los españoles de ambos hemisferios, que hace doscientos años se reunieron en esta ciudad para reinventar el mundo y el concepto de ciudadanía, podía unir con propósitos tan firmes y tan concretos como los que ayer se expusieron en la inauguración de la cita, a mandatarios de los dos continentes.
Iberoamérica acude a Cádiz no solo para asistir a una Cumbre, ya hubo antes veintiuna, lo hace para tender una mano a españoles y portugueses en un momento en que la solidaridad regional, la renovación de las relaciones económicas, culturales y políticas entre las naciones que componen la comunidad iberoamericana se plantea crucial para la vieja Europa.
Todo comenzó ayer en el Gran Teatro Falla, engalanado como nunca para acoger un acto sin precedentes en Cádiz. Allí se reunieron autoridades de los más diversos ámbitos, de múltiples nacionalidades, también muchas de la propia ciudad, para asistir a la inauguración de la XXII Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno.
El secretario general iberoamericano, Enrique Iglesias, fue el encargado de abrir el acto solemne. Dijo que «estar en Cádiz es estar en Iberoamérica al otro lado del mar que nos une». «Ha hecho bien el Gobierno español en elegir esta ciudad para la Cumbre», añadió, siendo el primero en evocar el espíritu de Cádiz para conseguir el cambio necesario para la comunidad iberoamericana, el que debe llevarla a tener fuerza y voz propia en el nuevo orden mundial.
Crisis y bonanza
Iglesias introdujo en su discurso dos elementos que marcarán las sesiones de trabajo de hoy de los jefes de Estado: la crisis europea y la bonanza de América Latina. En este punto recordó que las naciones sudamericanos saben bien lo que es vivir en crisis, pero al mismo tiempo conocen las herramientas necesarias para superarla. Por eso hizo un llamamiento a los líderes presentes en el Teatro a mostrar su solidaridad y apoyo con España y Portugal para salir de la crisis, lo que debe traducirse en inversiones, contratos y nuevas vías de cooperación. A la vez, animó a españoles y portugueses a revisar la historia reciente de los países de América Latina, porque en ella encontrará algunas claves. Destacó varias reflexiones, como que las medidas de ajuste son inevitables, que una austeridad demasiado prolongada en el tiempo demora la confianza en la recuperación económica y que la cooperación entre organismos internacionales debe producirse, y hacerlo cuanto antes.
Tras él tomó la palabra el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy. También quiso destacar el simbolismo de que esta Cumbre se celebre en Cádiz, donde se fraguó «la primera gran globalización de una cultura política». Y es que, dijo Rajoy, «Cádiz y su Constitución suponen un punto de inflexión en nuestra historia y queremos seguir renovando nuestra relación a través de lo que me atrevería a calificar como la ‘Segunda Cumbre de Cádiz’».
El presidente aseguró que España siempre confió en América Latina, y lanzó un mensaje a sus homónimos presentes en Cádiz: América Latina ahora debe volver sus ojos a Europa como área de oportunidad, y España es la plataforma más cercana para acceder a ella. Todo esto, porque aseguró que «América Latina en Europa y España es una receta imbatible para afrontar los actuales desafíos».
Por último el Rey don Juan Carlos volvió a remarcar la idea de que España «necesita más Iberoamérica». El monarca puso como ejemplo la redacción de la Constitución de Cádiz como demostración de que «trabajando y soñando juntos podemos alcanzar metas de extraordinarias relevancia para el progreso de nuestras sociedades que, además, sirven de inspiración en otras latitudes». Con sus palabras, también cariñosas hacia Cádiz y los gaditanos, dio por inaugurada la Cumbre.
Justo después se proyectó en el Teatro un vídeo sobre Cádiz, sus calles y sus gentes, de exquisita producción, elaborado expresamente para la ocasión por Acción Cultural Española. Y para cerrar el acto, el Ballet Nacional de España interpretó la ‘Suite Sevilla’. Un broche espectacular para un acto histórico.
Opina

Aprovecha las ventajas de ser un usuario registrado y Regístrate Para realizar un comentario con tu perfil, primero debes identificarte: Login. También puedes escribir un comentario sin tener perfil:

* campos obligatorios

Listado de Comentarios
La Voz Digital

RSS

© LVCD S.L.U.
Glorieta de la Zona Franca s/n. Edificio Glorieta, 11011 Cádiz
Tlf_956240900 - Fax_956253216 C.I.F.: 72000888

Reservados todos los derechos. Queda prohibida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.

Contactar | Mapa Web | Aviso legal | Política de privacidad

OTRAS WEBS DE INTERÉS